Skip to content
VM Samael Aun Weor: Psicologia Alquimia Astrologia Meditación Cábala Gnosis
El Karma es una medicina que se nos da.
Gnosis | VOPUS

Mandalas, Unión De Eseñanza y Belleza

Imprimir E-Mail
escrito por Editor VOPUS   

Mándala es un término de origen sánscrito, que significa diagrama, círculo o representación simbólica donde se representa el cosmos, la creación, las fuerzas de la naturaleza expresadas en la vida, siendo el mándala una expresión de la relación existente entre el ser humano y el universo.

El V.M. Samael Aun Weor, nos ilustra diciéndonos en la obra "EL QUINTO EVANGELIO":

"El hombre está contenido en la Naturaleza y la Naturaleza en el hombre, si no descubrimos las Leyes de la Naturaleza dentro de mismos, no las descubriremos jamás fuera de sí mismos. Si no descubrimos los Misterios de la Vida y de la Muerte dentro de sí mismos, no los descubriremos fuera de sí mismos nunca jamás. Ha llegado el instante de que nosotros nos esforcemos por saber algo de nosotros mismos..."

Las formas básicas más utilizadas en los mándalas son: círculos, triángulos, cuadrados y rectángulos. El círculo representa al cosmos, al infinito; el triángulo representa el poder creador de la naturaleza; y los cuadrados y rectángulos los cuatro elementos de la naturaleza.

Los mándalas pueden ser creados en forma bidimensional o tridimensional. Por ejemplo, en la India hay un gran número de templos realizados en forma de mándalas. Los diseños son muy variados, pero mantienen características similares: un centro y puntos cardinales contenido en círculos y dispuestos con cierta simetría.

Aunque el origen de los mándalas como tal lo encontramos en la India, no debemos de olvidar que la mayoría de las culturas posee configuraciones mandálicas o mandaloides, frecuentemente con intención espiritual: la mandorla (almendra) del arte cristiano medieval, ciertos laberintos en el pavimento de las iglesias góticas, los rosetones de vitral en las mismas iglesias; los maravillosos jeroglíficos en el templos egipcios, los códices y grabados Aztecas y Mayas; los diagramas de los indios norte América, etc...

Esto nos muestra que todas las culturas del mundo le han dado especial importancia a las formas mandálicas como medio de expresión y al mismo tiempo de interiorización al mundo espiritual e intimo o interno del ser humano.

Esta universalidad de los mándalas hizo que el psiquiatra y escritor Carl Gustav Jung los privilegiara como expresiones probables de lo que el llamó el inconsciente colectivo.

Carl Jung inició el estudio de los mandalas a partir de su encuentro con el orientalista W. Wilhem. Según Jung, el mandala es una expresión del inconsciente. Y posteriormente utilizó el mandala como instrumento terapéutico.

Escribió Carl Jung: "Los mándalas están todos basados en la cuadratura del círculo. Su motivo básico es la premonición de un centro de la personalidad, una especie de punto central dentro de la psique, con el que todo está relacionado, mediante el cual todo está ordenado y que es en sí mismo una fuente de energía. La energía del punto central se manifiesta en la compulsión casi irresistible a convertirse en lo que uno es, igual que todo organismo está impulsado a asumir la forma que es característica de su naturaleza, sin importar cuáles sean las circunstancias. Este centro no se siente o considera el ego, sino que es más bien como el self (El uno mismo). Aunque el centro esté representado como el punto más interno, está rodeado por una periferia que contiene todo lo que pertenece al self. Los opuestos emparejados que configuran la totalidad de la personalidad. Esta totalidad comprende la conciencia, en primer lugar, luego el inconsciente personal y finalmente un largo e indefinido segmento del inconsciente colectivo cuyos arquetipos son comunes a toda la humanidad".

Según Jung decía que la mayoría de los mándalas creados por las personas tienen un carácter intuitivo y ejercen una influencia en el inconsciente a través de su contenido simbólico.

En las diversas técnicas y tradiciones de Mándalas una de las más impactantes por su belleza, su laboriosidad y su enseñanza son los Mándalas de arena.

Antigua tradición practicada por los monjes budistas del Tíbet desde tiempos remotos. Consiste en armar un mándala con granos de arena coloreados, luego es santificado y destruido como parte de un ritual. Estos mándalas tienen una gran laboriosidad tardando en ser construidos días o semanas o incluso meses de intensa concentración, minuciosidad y paz. Tradicionalmente se usan pequeñas piedras de colores y no arena teñida.

Después de la santificación del mándala, los monjes proceden a destruirlo. La destrucción es a veces estructurada y a veces desordenada. Esto se lleva acabo como símbolo de que todo en la vida es transitorio y nada permanece, todo pasa.

En el libro "EL COLLAR DEL BUDA" del V.M. Samael Aun Weor encontramos:

"El estado intelectual común y corriente de la vida diaria no es todo, el libro tibetano de los muertos nos dice: “Oh noble hijo, escucha con atención y sin distraerte. Hay seis estados transitorios de Bardo (estado de transición) que son: El estado natural del Bardo durante la concepción; el Bardo del estado de los ensueños; el Bardo del equilibrio estático en la meditación profunda; el Bardo del momento de la muerte; el Bardo del equilibrio y de la experiencia de la realidad, y el Bardo del proceso inverso de la existencia Samsariana. Tales son los seis estados...”

Con este exótico termino Bardo, los iniciados tibetanos definen inteligentemente esos seis estados concientivos diferentes, distintos, al estado rutinario intelectivo común y corriente de la vida diaria.

Todo el que muere tiene que experimentar tres Bardos: El Bardo del momento de la muerte, el Bardo de la experiencia de la realidad y el Bardo de la búsqueda del renacimiento.

Existen cuatro estados de materia dentro de los cuales se desarrollan los misterios de la vida y de la muerte.

Existen cuatro círculos, cuatro regiones, dentro de las cuales están representados todos los mundos y los tiempos de la materia en estado mineral, materia en estado celular, materia en estado molecular, materia en estado electrónico. Estos son los cuatro viejos mundos: el infierno, tierra, paraíso y cielo."

Mandalas, Unión De Eseñanza y Belleza
AddThis Social Bookmark Button
Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy
 
< El Eterno Principio Femenino Divinal   El Arte >

Conocimiento Universal

Ciencia
Arte
Filosofía
Mística/Religión