Skip to content
VM Samael Aun Weor: Psicologia Alquimia Astrologia Meditación Cábala Gnosis
Necesitamos una tremenda revolución de la Conciencia para lograr el retorno a la Estrella Interior que guía nuestro Ser

La Tabilla de Narmer

Imprimir E-Mail
escrito por Editor VOPUS   
La Tabilla de Narmer, Antropologia, Mercurio

De unos 60 cms. de alto hallada en un Templo de Nekhen, data del año 3100 a. de C. Se le considera uno de los primeros ejemplos de escritura jeroglífica egipcia. La Antropología Oficial considera que esta Tablilla hace referencia a las luchas del Rey Narmer en el Sur, por conquistar el Norte, para unir ambas partes del país bajo su gobierno.

Pero esta escena de aparente lucha o guerra (incluso en otras culturas, en las que sistemáticamente aparecen siempre los mismos elementos básicos: un rey o un guerrero que tiene agarrado por los cabellos uno o tres personajes en actitud de degollarlos), unida a los otros elementos simbólicos que la compo-nen,nos hablan de Principios Eternos presentes en muchas tradiciones Alquimistas, así tenemos:

Los símbolos de la jibia, o “nar” y el cincel, o “mer”, por encontrarse entre dos bueyes, las fuerzas de Ob y de Od, vienen a constituirse en el Mercurio (Agua) y en el Azufre (Fuego), elementos fundamentales de la Gran Obra.

La Purificación Alquimista representada por la figura central, que sosteniendo con una mano al hombre arrodillado ante él, disponiéndose a eliminarlo con el símbolo de la fuerza phálica, o bastón que esgrime en su mano diestra, ahondan aún más en el significado inicial del cincel y la jibia. Como resultado de esos procesos de Purificación y Sublimación Alquímica, aparece sobre el hombre arrodillado, una figura que lleva sobre sus espaldas seis flores de loto, siendo su cabeza, sumada a los seis lotos, la representación de los 7 Cuerpos del Hombre Auténtico, o en todo caso, los 7 Grados de Poder del Fuego.

La Tabilla de Narmer, Antropologia, Mercurio

Más arriba, sobre está última figura, aparece una antigua imagen de Horus que representa al Ser, al Intimo, quien brinda su apoyo al Iniciado Egipcio.

A espaldas del Iniciado un hombrecillo porta unas tablillas como representación del doble poder phálico o doble lanza de las runas, y en las cuales lleva las cuentas del trabajo realizado, como lo confirman la flor (virtudes) sobre su cabeza y el corazón (asiento de lo superior o inferior) que lleva en la otra mano.

El hombre cautivo y a punto de perecer, conjuntamente con los dos que huyen despavoridos en la parte inferior de la tablilla, son la representación de los Agregados Psíquicos o Yoes, que el Iniciado tiene que eliminar (los más visibles y los más ocultos). Pero profundizando un poco más, podríamos agregar que representan también a la expresión de esos Demonios Rojos de Seth que se ubican en la substancia Astral, Mental o Causal, convirtiéndose así en los Conocidos Demonios que menciona el “Libro de los Muertos”: El Demonio del Deseo (APOPI), el Demonio de la Mente (HAI) y el Demonio de la Mala Voluntad (NEBT), que guardan concomitante relación con las Tres Furias Clásicas o los Tres Traidores, a los que se han tenido que enfrentar y eliminar, todos los Maestros que en el mundo han sido.

La Tabilla de Narmer, Antropologia, Mercurio

Continuando con el análisis de la Tablilla de Narmer a la luz de la Antropología Gnóstica, pasaremos ahora a develar los misterios contenidos en la parte posterior de la mencionada pieza.

En la parte inferior vemos al iniciado y la rueda dentada; que no es otra cosa que la Rueda del Samsara, símbolo de los ciclos de Evolución e Involución; también indica los tiempos de cocimiento de la Materia Prima en el Athanor u Horno de la Alquimia, cuyo símbolo se ve al centro.

El toro que pisotea al Iniciado es la Bestia Bramadora el Ego, contra el cual debe luchar y para salir victorioso, y para que pueda ir cumpliendo, paso a paso, con el simbolismo de la parte media de la Tablilla.

En la parte media, vemos a dos leones cuyos cuellos se alargan y entrelazan formando el místico y sagrado símbolo del Caduceo de Mercurio; Pero ésto no se realiza al azar o por simple mecánica evolutiva, sino que, como bien los indican los dos conductores de los Dos Mercurios (Macho y Hembra, Rojo y Blanco, Luna Y Sol, Fuerzas de Od y Ob), deben estas fuerzas ser sabiamente conducidas, manejadas, domeñadas, para que puedan elevarse de abajo hacia arriba y hacia dentro, hacia nuestras más profundas reconditeces, hacia el Ser. En la sección superior derecha vemos diez decapitados significando que los Diez Sephirotes de la Kábala, es decir, las diez partes Superiores y Auto-Conscientes del Ser han sido Perfeccionadas; además, estos diez decapitados sumados a las dos aves y la barca (las Tres Fuerzas Primarias, Padre Hijo y Espíritu Santo) que se encuentran encima de ellos, nos da el número 13, que representa la Resurrección. “Si la semilla no muere, la planta no nace”, dice el adagio místico, así que: sin “Muerte”, sin “Decapitación” no hay “Resurrección”.

Por otra parte ese mismo número 13 nos recuerda los 13 Aeones del Pleroma Gnóstico; los Doce Trabajos de Hércules y la culminación; las Doce Horas de Apolonio y la Hora 13ª; el Zodiaco y Sol.

Seguidamente hacia la izquierda de los decapitados vemos a cuatro portaestandartes y cada uno de los estandartes con un símbolo zoomorfo particular. Estos son los Cuatro Cuerpos Superiores Existenciales del Ser. De derecha a izquierda tenemos a un buitre sobre una cabeza y piel de cocodrilo el Cuerpo Causal; un halcón sobre cabeza y piel de cocodrilo el Cuerpo Mental; una esfinge sobre una cobra el Astral y finalmente un mono cinocéfalo el Físico.

La Tabilla de Narmer

Seguidamente vemos un hombrecillo que toca su hombro derecho y encima de el las letras egipcias “T” y “TH”, la Cruz y el Hálito Divino.

En el lado anterior el Iniciado portaba la mitra del Alto Egipto; en este lado, porta la del Bajo Egipto y además con el cetro y el flagelum, símbolos del Poder, la Majestad, el Dominio, la Fuerza, de la Maestría. Frente a él la Jibia y el Cincel unidos (los Contrarios reconciliados). A sus espaldas, el hombrecillo, que como ya dijimos confirma el trabajo realizado y lo acompaña la Estrella del Alba, Venus y también un compás para indicar que ya tomó la medida y que logró la “Cuadratura del Círculo”.

“Soy el Dios del Fuego surgido del Fuego Divino. Así como la cabeza de Osiris no le ha sido quitada, también mi cabeza tras las matanzas, me será restituida...Siéndo otra vez joven, renovándome, mantengo íntegro mi Ser múltiple, pues soy Osiris, Señor de la Eternidad”.

La Tabilla de Narmer, Mercurio, Antropologia
AddThis Social Bookmark Button
Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy
 
< El POPOL VUH (El Libro del Consejo)

Conocimiento Universal

Ciencia
Arte
Filosofía
Mística/Religión